Prensa

Javier Camarena Nemorino

L’ECO DI BERGAMO

La obra del gran compositor celebró el regreso de la música al teatro tras las restauraciones.  De antología el Nemorino del tenor mexicano Javier Camarena, ovación también para la Adina de Caterina Sala.

Cierto, la estrella Javier Camarena robó de inmediato la escena, su timbre suave e incisivo moldea las palabras y transforma el sonido en el teatro: el tenor mexicano tiene un esmalte muy noble y dibuja una antología de Nemorino.

Javier Camarena - Nemorino

L’APE MUSICALE

“Entre las ya aclamadas estrellas destaca el esperado debut en Bérgamo de Javier Camarena.  Un gran tenor nunca es solo  “do de pecho “, agudos y filados y Camarena, que también ha conquistado el mundo lanzándose en lo más alto del pentagrama, no necesita exhibir nada.  No hay, por decirlo así, la puntatura de “Dulcamara volo tosto a ricercar” por la sencilla razón de que allí, en ese momento, en esta actuación; habría aparecido fuera de lugar.  Pero hay mucho, mucho más en lo que hace de su Nemorino un gran Nemorino.  Es indudable el buen cantar, hay indudablemente una simpatía natural; pero siempre en la música, siempre en el personaje.  Verdadero, no obvio.  Oímos, por ejemplo, el aclaramiento del color para proyectar el atónito estupor, la suspensión incrédula de “Una furtiva lagrima”, interpretado siempre en retraimiento.  Porque, en cambio, este es un Nemorino que sabe lo suyo, más complejo de lo habitual, cándido, ingenuo; pero también seguro de la bondad de su visión del mundo.  Un Nemorino que enfatiza los acentos, le da cuerpo a la voz, mira a Adina a los ojos para defender los sentimientos en los que cree, aunque después lo vence la timidez.”

AL AIRE

En Entrevista con Paola Rojas

Javier Camarena - Foto por Manuel Outumuro

El tenor mexicano Javier Camarena se presentó en la ‘Expo Dubái’ 2020. Su gran talento cautivó a los presentes con su popurrí y Paola Rojas tuvo la oportunidad de entrevistarlo.

 

ADN40

Javier Camarena - Foto por Manuel Outumuro

 Ana María Lomelí nos presenta una conversación con el tenor mexicano Javier. Camarena  ADN40mx

 

Javier Camarena

INDATA

El tenor pisó por primera vez el recinto guanajuatense como parte de la gira Tiempo de cantar

 

La Ópera va Contracorriente

México ENCIENDE Dubai

CÍRCULO AM

El tenor más importante del momento recibió dos reconocimientos a su trayectoria por parte de la Universidad de Guanajuato y las autoridades guanajuatenses.

 

COOLT

El cantante mexicano es la mejor voz masculina del año, según los International Opera Awards. “Trato de estar a la altura”, dice.

Afortunadamente, en esta Lucia, a fuer de perseverancia y paciente espera, terminó por llegar el susodicho delirio, de la mano de Javier Camarena, en la escena final de su Edgardo. Camarena es grande, sobre todas las cosas, por su musicalidad, por una mezcla realmente sublime de dicción, acento y puro sonido. Pero fue con la escena final con la que volvió a ser el Camarena de siempre, el de antes, el que puede robarse el show con apenas diez minutos de puro bel canto. Nuevamente, el tenor mexicano optó por el vertiginoso oppure en 'teco ascenda', como hiciera en el Teatro Real en 2018, en su debut como Edgardo. Alejandro Martínez

Plateamagazine.com

Triunfo absoluto de Nadine Sierra y Javier Camarena en el Liceo!! El Edgardo de Javier Camarena es de manual. El tenor mexicano es un cantante sensible, inteligente y dotado con una voz de gran belleza, con una paleta variada de colores y con una proyección envidiable. Con los años, ha ganado en robustez, lo que lo hace un cantante ideal para roles como este … la gran escena final hizo derrumbarse el teatro. Y con razón. Jaume Radigales

Arabalears.cat

El siempre carismático tenor mexicano Javier Camarena asumía de nuevo el rol de Edgardo y destacaba por su facilidad para el registro agudo pero demostrando que su voz y emisión puede ser también suficientemente emotiva y viril para roles como este. Lo mejor de la velada fueron sus dúos con la soprano y el temperamento y la emotividad expuestas en el aria «Tombe degli avi miei…Fra poco» del tercer acto. Un artista muy querido por el público español que fue ovacionado al final de la función. Fernando Sans-Rivière

Operaactual.com

El tenor mexicano Javier Camarena, adorado por los liceístas. Aunque era solo la tercera vez que se enfrentaba al papel de Edgardo, sabe bien cómo moverse para favorecer la credibilidad de su personaje. Su fraseo y su poderío en la zona aguda lo convirtieron una vez más en un triunfador. Pablo Meléndez-Haddad

ElPeriodico.com

EL PAÍS

En marzo de 2020 estaba en la cumbre. Pero el confinamiento hizo replantearse al tenor más aclamado del mundo si el éxito merece la pena a cambio de no ver crecer a sus hijos.

o que sorprende en Javier Camarena (Xalapa-Enríquez, México, 1976) no son sus récords, sus bises, esos dos de pecho que pareciera sacarse del bolsillo.

NEW YORK TIMES

Escuche a los cantantes interpretar extractos de producciones que fueron canceladas debido a la pandemia de coronavirus.

Javier Camarena iba a intentar más bises.

Tenemos una expresión en español: “parteaguas”, un antes y un después, y tuve una en mi carrera cantando “La Cenerentola” en el Met en 2014. Realmente me puso en el centro de atención.

Cantar el aria de Don Ramiro fue uno de los recuerdos más preciados que tengo en toda mi carrera. Al final del aria, tuve que correr hacia el escenario y salir. Recuerdo que estaba corriendo, y de repente fue como un gran tsunami, los aplausos y los gritos; fue realmente como un concierto de rock o algo así. Y luego la segunda actuación fue aún más emocionante, así que hicimos el bis, y la tercera fue aún más.

INTERJET

Cuando a Javier Camarena le preguntan cuántos bises ha hecho en su carrera responde: “No lo sé…” Y empieza a contar con la mano. “Más de 30, o así” le salen. A estas alturas, salvo el peruano Juan Diego Flórez, pocos pueden sumar tanto a su edad: 43 años. Este oriundo de Xalapa, Veracruz, necesita que alguien le empiece a narrar su incipiente leyenda. Él no se ha preocupado mucho por ello. “Cuando empiezan a hablar de recordman, a mí no…” Siente cierto apuro, lo contrario de otros tenores que suman hazañas y estadísticas rodeados de palmeros que lo cacarean como si fueran plusmarquistas mundiales. Camarena, en cambio, ni prepara el protocolo de los bises. En su filosofía echa mano de un ídolo de su infancia, El Chavo del 8: “Fue sin querer queriendo…”, repite.

GQ MEXICO

Ha pisado las casas de ópera más importantes a nivel internacional. Su voz es considerada una de las mejores del momento. Así, Javier Camarena regresó al palacio de Bellas Artes para recibir la ovación del público Mexicano.

FORBES ESPAÑA

Está considerado uno de los mejores tenores del mundo. Su presencia es requerida por los mejores coliseos internacionales de ópera, pero Javier Camarena (Veracruz, México, 1976), sigue siendo, a pesar de su éxito, una persona encantadora, simpática y más normal de lo que la gente pueda pensar. Cantante exquisito, no hay muchos tenores con esa capacidad vocal tan pura y privilegiada. Con la popular aria ‘Ah! Mes amis quel jour de fête’, de La hija del regimiento, de Donizetti, ha protagonizado históricos bises en el Metropolitan Opera House y en el Teatro Real. Camarena asegura que para él estos bises son una “realización, ya que la misión del cantante es transmitir las emociones de lo que les ocurre a los personajes. Soy consciente de que cantar es mi trabajo, y lo vivo como tal”.

PRO ÓPERA

El tenor Javier Camarena comparte con Pro Ópera un recuento de sus quince años de carrera operística de la mano de los roles que lo han acompañado desde su debut en el Palacio de Bellas Artes en 2004. En esta entrevista conducida por el director de orquesta Iván López Reynoso, colega y amigo del tenor, se revela en detalle el papel que han tenido los tres belcantistas Rossini, Donizetti y Bellini en su vida, su corazón y el desarrollo vocal, técnico y dramático que lo han llevado a ocupar un sitio definitivo en el Olimpo de la ópera del siglo XXI.

PLATEA MAGAZINE

En ocasión de la portada número 50 de Platea Magazine, el tenor mexicano Javier Camarena ha tenido a bien celebrar sus primeros 15 años de trayectoria con nosotros. Conozco a Javier desde el verano de 2013, cuando tuvimos ocasión de charlar en Salzburgo, donde él formaba parte de las representaciones de Falstaff y El rapto en el serrallo. Desde entonces, he tenido la ocasión de seguir de cerca el ascenso creciente de su trayectoria, que eclosionó en 2014 bisando en el Met con La Cenerentola.

COPE

De México a Madrid, de Nueva York a Viena, de Londres a Barcelona… un bramido cálido que se precipita desde los palcos y rueda y trepa por las butacas. Cuatro minutos, sin desmayo. Un estrépito innumerable. Y el hombre, solo, sin refugio, sobrecogido por ese temblor que se produce cuando el estallido de la belleza cruje la bóveda del mundo.

PRO ÓPERA

En 2019, el tenor mexicano Javier Camarena celebró quince años de una carrera internacional llena de éxitos. Los que tuvimos la oportunidad de presenciar su Tonio en La fille du régiment cuando debutó en el Teatro de Bellas Artes en 2004, al lado de Rebeca Olvera y Josué Cerón (los tres habían sido ganadores del Concurso Morelli ese mismo año), fuimos testigos del nacimiento de una de las estrellas más importantes de los siguientes diez años en el mundo de la ópera.

PLATEA MAGAZINE

El año 2019 ha supuesto la confirmación definitiva y absoluta de Javier Camarena como el rey de los tenores. Su proyección sigue siendo infinita, pero su realidad se impone ya de una manera incontestable. Su aquilatado belcanto supera todas las expectativas. El tenor mexicano baila con lo imposible, de tú a tú, saliendo airoso de cada nueva prueba. La lírica necesita cantantes de leyenda y Camarena ha venido para forjar la suya.

Su dominio en los registros agudos (y sus sobreagudos), su canto limpio y sin estridencias y su timbre privilegiado lo convierten en un Arturo con muchas garantías.

El tenor mexicano añadió un peldaño más a su relación de amor incondicional con el público liceísta ya desde la primera aria, la comprometida «A te, o cara». Una vez más, dominio técnico y una musicalidad a prueba de bombas se aunaron.

Camarena es el tenor que lo tiene todo.

PLATEA MAGAZINE

Javier Camarena está en su momento y decir eso de uno de los mejores tenores de las últimas generaciones, es decir mucho. Nos encontramos con él en el Teatro Real, mientras debuta como Edgardo en Lucia di Lammermoor y prepara la apertura de temporada del Liceu, con Arturo en I Puritani. Camarena entra de lleno en el bel canto y por la puerta grande. Hablamos con él de todo ello, mientras destila amabilidad, pasión por el cine y una serenidad propia de los más grandes.

PLATEA MAGAZINE

Con la presentación de su nuevo disco Contrabandista, que ha tenido lugar hoy mismo con el Festival de Salzburgo como marco, completamos nuestra conversación con el tenor Javier Camarena, actual portada del mes de agosto de Platea Magazine. Pueden leer el inicio de la entrevista aquí. El mexicano, que se encuentra en un momento dulce de su carrera, acabando de debutar Edgardo de Lucia di Lammermoor en el Teatro Real y a punto de abrir temporada en el Gran Teatre del Liceu con I Puritani, ha dedicado su grabación a acercarnos la figura del mítico tenor, compositor y empresario español Manuel García.

No es exagerado decir que las interpretaciones del tenor Javier Camarena provocan en el público una reacción delirante.

EL DIARIO

El tenor mexicano Javier Camarena llegará este domingo al teatro de la Zarzuela con entradas agotadas para dar su primer concierto íntegro de zarzuela, un género “maravilloso y lleno de colores y matices” del que interpretará sus “grandes hits”, desde “Luisa Fernanda”, hasta “Doña Francisquita” o “Los gavilanes”.

Acompañado de la Orquesta titular del Teatro de la Zarzuela, dirigida por el también mexicano Iván López-Reynoso, Camarena (Veracruz, 1979) ha explicado, tras interpretar “De ese apacible rincón de Madrid”, de Federico Moreno Torroba, y “Por el humo se sabe”, de Amadeo Vives, que le habría encantado estar “en mejor forma” pero que había “algo en el aire, no tan limpio”, que le hacía carraspear.

Camarena no es un mero virtuoso del canto capaz de afrontar y salir victorioso en su combate frente a las coloraturas más endemoniadas, sino un músico excepcional, de altísima expresividad y cuyas interpretaciones son fantásticas, conmovedoras….No es posible establecer con precisión matemática la proporción que hubo entre música y aplausos, pero el recital de Camarena puede haber establecido un récord en ese sentido. A cada aria le continuó una ovación ruidosa, desordenada, vociferante y todas extensísimas.

ABC CULTURAL

Hace dos temporadas, Javier Camarena grabó su nombre en la historia del Teatro Real al ofrecer dos bises en La hija del regimientode Donizetti ante un público enfervorizado. Antes, lo había hecho nada menos que en Metropolitan de Nueva York. El tenor mexicano, uno de los grandes intérpretes actuales del bel canto, es un habitual de los escenarios españoles. Tras participar la semana pasada en la gala de los veinte años del Teatro Real cantando Favorita, realiza ahora una serie de recitales en diversas ciudades con programas muy diversos.

Calificado por la crítica de Nueva York como príncipe entre los tenores y como lo más cercano que tiene la Met a una estrella de rock, Camarena acumuló con La Cenicienta tres papeles protagónicos en este foro, considerado como uno de los más importantes de la ópera en el mundo.

El tenor mexicano Javier Camarena recibió un honor fuera de lo común en la Ópera Metropolitana de Nueva York, al convertirse en el tercer cantante en 70 años que repite un aria a pedido del público y del director.

EL FINANCIERO

Con sólo 11 años de carrera, Camarena ha hecho historia con sus dos bises en el MET (en mayo de 2014 con La Cenerentola y en marzo de este año con Don Pasquale) y, sin embargo, todavía se encomienda a Dios antes de salir a escena.

Javier Camarena, el tenor mexicano que bate marcas

Desde sus primeras dos funciones en “Don Pasquale”, la crítica consideró que su canto tenía una “claridad cristalina y un elegante fraseo” y provocaba “escalofríos en la columna vertebral”, incluso se dijo que era el gran candidato para suceder a Pavarotti, uno de los más grandes tenores en la historia de la ópera.

Ayer en la noche el público neoyorquino volvió a rendirse ante la voz del tenor mexicano pidiéndole un bis del aria “E se fia che ad altro oggetto” de la Opera Don Pasquale.

ARISTEGUI NOTICIAS

Desde el inicio de la temporada, el público estuvo expectante al regreso de Camarena, tanto que el intérprete fue recibido con aplausos antes de comenzar a cantar.

[L]os duetos masculinos de Camarena y Piña fueron aplaudidos por su potencia y solidez…

Camarena repite la hazaña y se convierte en el único tenor que hace dos bises en el Real

El dominio técnico de Camarena y su excepcional registro le han valido el máximo honor que puede recibir un cantante de ópera.

Tras volver a hacer historia al bisar un fragmento de un aria en la Ópera Metropolitana (Met) de Nueva York y luego de cuatro presentaciones en Don Pasquale, el tenor mexicano Javier Camarena es considerado el digno sucesor de Luciano Pavarotti.

El volumen contiene 25 canciones y no es interpretado por la tesitura del tenor, sino la de un Camarena que se adapta a la música popular.

OPERA NEWS

WHEN TENOR Javier Camarena appeared at the Metropolitan Opera last February, as Tonio in Laurent Pelly’s Fille du Régiment staging, he was met with rapturous cheers. When he hit eighteen thrilling high Cs in “Ah! mes amis,” those cheers exploded into roars. With equal parts breathtaking technique and radiant energy, Camarena doesn’t merely light up a house; he imbues it with warmth. His infectious smile, which can be seen wooing onstage lovers—and offstage fans and friends—is a defining element, conveying authenticity and joy that few artists can match.
Born in Xalapa, Veracruz, Camarena grew up listening to ABBA and the Bee Gees. He sang in church choirs, in rock bands, and at weddings. At nineteen, while studying to be an engineer in electrical mechanics, he changed his career path; his first interest was piano, but “My best chances were with singing,” he told NPR in 2016. His parents were not immediately supportive of the switch to music; his mother warned that he could end up sweeping streets. “Maybe I will,” replied the young Camarena, “but I will be happy.”
Now a celebrated bel cantist, Camarena dazzles audiences with his generous and confident stage presence. But the path wasn’t a straight shot: “It was a looong process in learning the technique, in discovering the sound of my voice,” he admitted in January, in an opera news cover story. It wasn’t until 2001, six years after beginning his studies, that he began to consider the true potential of his voice. Three years later, after taking first prize in Mexico’s Carlo Morelli competition, Camarena made his professional debut as Tonio in a 2004 Fille du Régiment at the Palacio de Bellas Artes; in 2007, he joined the ensemble at Zurich Opera. Since then, the tenor’s star has blazed ever brighter, his name inciting frenzied cries across opera’s biggest international stages, from Madrid, where he sang Lucia’s Edgardo in 2018, and Zurich, where he sang Don Ramiro to Cecilia Bartoli’s Angelina last December, to Paris, Salzburg, Munich, Los Angeles, San Francisco and more.
Listen to his Ernesto in the Met’s 2016 Don Pasquale, a role that earned him a rare encore at the house—his third. (Since 1942, only two others, Luciano Pavarotti and Juan Diego Flórez, have earned the honor.) His lament, “Cercherò lontana terra,” pierces the heart; his emotion is without bounds, his voice growing stronger, more resolute, against the crescendo in the orchestra, yet always pristine at the top. “It feels like a tsunami of sound coming to you,” Camarena said when asked about his anomalous encores. “It’s covering every single space in the theater. My stomach is shaking. But it’s not only about the applause, but it’s also the atmosphere. You can cut it with a knife. It’s really magical and joyful.
It’s this atmosphere, stunningly still on the surface, bursting with life beneath, that sets a Camarena performance apart. And it’s an atmosphere nurtured to fruition only by an artist as thoughtful and as earnest as Camarena. There’s nothing about him that reads as false. Humble social media posts paying tribute to opera legends, animated behind-the-scenes video snapshots with smiling colleagues, and proud declarations of love for his family and closest friends all show Camarena to be an artist who not only cherishes what he does but gives back with his whole heart. “I really believe I am blessed by having the chance in this life of doing what I’m doing,” he told OPERA NEWS in January. “It’s a gift for sharing, and I love this, and I take it with the biggest responsibility that implies.” —Eloise Giegerich

Mr. Camarena’s breezy performance of the aria, complete with clarion, effortless high C’s, was so thrilling that the audience broke into an ecstatic ovation. So after exchanging glances with the conductor, Enrique Mazzola, Mr. Camarena sang it again: 18 high C’s for the price of nine.

ARIA CODE

Javier Camarena joins WQXR’s podcast Aria Code for an episode deconstructing Tonio’s aria in La fille du régiment.

MIKE SILVERMAN, THE ASSOCIATED PRESS

When Javier Camarena explodes with joy singing nine high C’s in Donizetti’s “La Fille du Regiment (Daughter of the Regiment),” there’s a good chance the Metropolitan Opera audience will explode right back at him with demands for an encore.

“I will be very happy to do it but it doesn’t depend on me,” the Mexican tenor said in an interview after a rehearsal last month. “I always say this is the will of the public.”

Bowing to that will would be nothing new for Camarena, who has encored arias in two operas at the Met — Rossini’s “La Cenerentola” in 2014 and Donizetti’s “Don Pasquale” two years later.

He gave a melting rendition of the Act I aria “Je crois entendre encore,” spinning the haunting little melody into long phrases and showing a gorgeous, cushioned soft voice, floating pianissimos with ease in a high range where many tenors would struggle to sing at full voice.

Enjoy an episode of Jay Nordlinger’s podcast “Q&A” featuring tenor Javier Camarena in advance of Les pêcheurs de perles at the Salzburg Festival.

Javier Camarena continues a brilliant run of bel canto performances in New York. Rossini tenors have often been caricatured as pinched and nasal — you try to hit those high notes! — but Mr. Camarena is melting and nuanced, clarion in coloratura, his sound sunny and earnest. There’s no one better.

The pleasure this tenor takes in his voice is infectious, stirring memories of Pavarotti.

He sang with sweet and melting tone and was pitch perfect. His declaration of love for the Azema seemed heartfelt and totally real.

The night’s star was tenor Javier Camarena in the role of Idreno, where he showed off matchless agility, a bright tone, and gravity-defying top notes.

Camarena is one of the finest tenors in the world and he sang quite well on this evening, his two arias featuring blossoming vocal lines, confident top notes, and vibrancy that filled the theater quite well.

Daza…proved perfect foil for the secure, brightly eloquent tenor Javier Camarena, also from Mexico, making his company debut. Their duet, which opens the opera and is its best-known number, left a remarkable aftertaste of bitterness under its irresistible lyric sweetness, brilliantly setting the stage for the drama.

Camarena shone in his duets with Machaidze, most notably in Act II’s ‘Ton coeur n’as pas compris le mien’

Camarena and Daza sang the opera’s most famous piece, the duet ‘Au fond du temple saint,’ (‘Deep in the holy temple’) with beautifully blended robust tones. At the same time, they gave the audience a real sense of the friendship between the two characters that was destroyed when they fell in love with the same woman, Leila.

The main trio was completed by Javier Camarena’s Nadir whose charming manner and thrilling lyric tenor…made Zurga’s jealousy and Leïla’s attraction totally understandable.

So Javier Camarena sang three encores at the Metropolitan Opera. Big deal. In Chicago, the brilliant Mexican tenor favored the delirious crowd with four — count ’em, four — encores at his triumphant recital debut Wednesday night at the Harris Theater for Music and Dance. And the wildly clapping, cheering audience would gladly have stayed for more had he not waved them a cheery good night then and there.

Oops, he did it again. The dazzling Mexican bel canto tenor Javier Camarena earned another rare encore at the Metropolitan Opera during Saturday afternoon’s performance of Donizetti’s “Don Pasquale,” which was broadcast live on the radio.

Mr. Camarena excitingly sang the elaborate bel canto aria “E se fia che ad altro oggetto,” capped by a fearless high D flat. As Mr. Camarena’s Ernesto rushed offstage, having vowed to seek solace from heartbreak in faraway lands, the audience broke into such a frenzied ovation that I thought he just might return for an encore performance.

The Mexican tenor Javier Camarena confirmed his reputation as opera’s new superstar with a scintillating performance at the Royal Opera House.

Every note he sings rings like a silver bell, and there is at least one high C, in his second-act aria that begins “Povero Enrico” and segues into the reflective “Cerchero lontana terra,” to send chills down the spine.

[I]n a piece like Bellini’s “La Sonnambula,” in which Mr. Camarena caused a sensation at the Met in 2014, he has few if any equals, guiding phrases with a poise that never feels artificial or mannered.

Best of all is the young Mexican tenor Javier Camarena as Horace. No wonder he was only the third singer in the history of the Metropolitan Opera to perform an encore onstage during his debut in The Barber of Seville last year.

Mr. Camarena has proved beyond a doubt he is one of the most thrilling tenors performing today. The roaring, stomping ovation that greeted his act two aria “Si, ritrovarla io giuro” was the unmistakable sound of a star being born.

One often encounters a trace of an edge in voices of this type, but Camarena actually appears to gain heightened roundness and aural plush above the staff, which allows his intrinsically lightly textured sound to acquire a heroic ring.

What makes Camarena’s voice especially noteworthy is the power and technical sheen of his singing, which provided several thrilling high-flying moments.

Best illustrated by an encore comprising La danza, Core ‘ngrato and a triumphant Nessun dorma, Camarena’s delivery is one of class in all colours of the spectrum.

Camarena’s firm, flexible vocalism — and his ardent tone in the role’s serenades — earned him the biggest ovations of the night, particularly in the Count’s rarely-performed Act II aria, “Cessa di piu resistere.”

OPERA NEWS

Javier Camarena’s Met debut last season gave New York audiences a chance to hear a tenor who has been attracting a healthy amount of attention in Europe (and on YouTube) in recent seasons. In Zurich, Paris, Vienna and other cities, Camarena has been admired for the beauty of his performances in a repertory that has very few international-rank practitioners.

The climactic note at the end of this aria is breath-taking, Camarena holding the high C through the orchestral coda.

The most important conclusion, however, is that Bellini’s “Sonnambula” is worth seeing for Damrau and Camarena alone.

THE GUARDIAN

Last month, the Mexican tenor Javier Camarena caused a stir at New York’s Metropolitan opera house when he encored the second section of Ernesto’s aria ‘Cercherò lontana terra’ during a performance of Donizetti’s Don Pasquale.

Camarena chose repertoire with which he just couldn’t have gone wrong, but he followed up expectation with perfect delivery. It’s no wonder that he holds rank along with Pavarotti and Flórez, as the third singer in 70 years to encore an aria at the Metropolitan Opera.

OPERA NEWS

JAVIER CAMARENA had a career-making hit during his last engagement at the Met, in 2014. This season, the tenor phenom returns to New York as Ernesto in Don Pasquale.

When he hit the D flat at the end, the audience went wild to the extent that Camarena came back for an encore–one of the few times in Met history that has occurred.

Selecciona tu moneda
MXN Peso mexicano